martes, 16 de mayo de 2017

Reseña: Road Rage - Hill, King, Matheson

ROAD RAGE: JOE HILL, STEPHEN KING, RICHARD MATHESON

Autores: Joe Hill, Stephen King, Richard Matheson
Editorial: Panini Comics
Páginas: 120.
ISBN: 978-84-9024-369-5

Encuadernación en cartoné



SINOPSIS

Joe Hill colabora por primera vez con su padre Stephen King en una historia que rinde tributo a Richard Matheson y a uno de sus relatos más clásicos. 
La adaptación al cómic la firma Chris Ryall, con dibujos de Nelson Dániel y Rafa Garrés.
En Road Rage podremos encontrar dos historias, por un lado Throttle (Acelerador), escrito por King y su hijo y por otro Duel, relato escrito por Matheson.
Éste último además, fue adaptado al cine por Steven Spielberg, llamándose en español: El diablo sobre ruedas.






De la misma manera que en la biblioteca el nombre de Dahmer me llamó cual sirena, lo mismo ocurrió con Joe Hill y Stephen King. Por culpa del primero acabé llevándome Mi amigo Dahmer y relacionado con los otros dos autores, éste Road Rage.


Inicialmente se publicó en cuatro partes, pero Panini decidió unirlo en un solo tomo y realmente es de agradecer, es una edición cuidada y bonita, es un verdadero placer sostenerlo en nuestras manos, leerlo y disfrutar de las imágenes.

Primero nos encontramos con Throttle, escrito por Hill y su padre, Stephen King quién nos habla en el inicio de la importancia que Matheson ha tenido en su obra. Adaptado por Chris Ryall con dibujos de Nelson Dániel. 
A medida que leía Acelerador una serie me venía a la mente: Sons of Anarchy, por la historia, por el desarrollo y por lo fan que es King de la serie (apareciendo en la temporada 3 capítulo 3).


Empieza algo lentamente, hay una presentación del grupo de motoristas que protagonizan la historia y una vez les conocemos, empieza la acción, sin vaselinas, de golpe sin darnos cuenta empieza a perseguirnos un camión, lectores y motoristas no sabemos por qué, lo tenemos detrás y está acelerando, es un gran camión y parece decidido a matarnos.


Los dibujos de Dániel nos trasmiten fuerza, velocidad, peligro.. están cargados de detalles, dando especial importancia a las motos y los motoristas, contrastando estos con el aburrido paisaje americano, carreteras largas donde no hay nadie en kilómetros, sin casi vegetación, transmitiéndonos la angustia de los motoristas frente a ese enorme camión. 

Cualquier persona que ha ido en moto alguna vez -incluso las que no- se pueden imaginar el miedo que sientes a veces cuando un coche se te acerca demasiado o el vehículo de delante tuyo hace algún gesto que resulta peligroso para ti, en ese momento sabes que si pasa algo, es tu cuerpo el que sufrirá las consecuencias, no hay nada que te separe del suelo, entonces imaginemos el terror que alguien puede sufrir cuando es perseguido por una mole enorme cuyo volante es gobernado por un loco.

Es una historia interesante, como muy ¿norteamericana? motos, camiones, carreteras desiertas, paisajes inhóspitos... 

Una vez terminado el relato interior, es Hill quién nos introduce Duelo, la historia de Matheson adaptada por Chris Ryall con ilustraciones de Rafa Garrés.
Matheson nos cuenta el enfrentamiento de David contra Goliat, representado el primero en Mann, un hombre de negocios que viaja solo en su coche por una zona desértica de Estados Unidos y el segundo en el camionero que conduce un viejo y oxidado camión cisterna.


El adelantamiento de Mann al enorme camión desencadena una persecución durante kilómetros, una lucha a vida o muerte entre los dos conductores.

Igual que en el caso anterior, todo muy norteamericano, carretera largas y sin nadie que transite por ellas, paisajes desérticos, otros conductores que van a la suya, la soledad del que viaja sin compañía...


Las ilustraciones son muy diferentes, perfiles menos definidos, uso abundante de amarillos y ocres, dándonos sensación de angustia y sofoco. Imágenes que nos trasmiten peligro, velocidad, exagerando las expresiones de Mann para que sepamos cuanto sufre por la incomprensión y la persecución a la que es sometido.

Las escenas finales son impactantes, nuestra mirada no sabe donde situarse para abarcarlo todo y una vez terminado, nos sigue quedando un cabo suelto, pero así es la historia de Matheson y los que hayáis leído algo de su obra, sabréis un poco como termina sus relatos. 


Una vez terminados los dos relatos, realmente no sabes muy bien con cual quedarte en caso de tener que elegir, por suerte en realidad no hace falta.

En Acelerador tardamos un poquito más en entrar en acción, pero nada exagerado, será en estas secuencias donde conoceremos un poco del pasado de los motoristas y eso nos dará pistas sobre el camionero y que puede tener contra ellos, de esta manera podemos conocer alguna pincelada de la personalidad de los protagonistas, algo que no ocurre en la segunda historia, incluye además la complicada relación que viven un padre y su hijo, los dos parte de La Tribu, diferencias generacionales combinadas con una lucha de poder frente a los demás integrantes. 
Los escritores quisieron darle un significado a lo que estaba pasando y convertir la historia en algo más redondo, sin dejar cabos sueltos.



En Duelo no hay esa breve introducción a la acción, nos metemos en ella de lleno desde el primer momento y poco sabemos de Mann y de su perseguidor y quizá eso sea lo más terrorífico, un hombre normal de golpe se encuentra con una situación de vida o muerte, tendrá que sacar toda la fuerza y rabia de su interior para defender su vida, sin entender el por qué. Mann además va solo y no hay nada peor que enfrentarte a un gran problema solo, sin contar con la opinión de otra persona o simplemente compartir tu suerte con ella. 

Cuando terminemos con las dos historias, nos encontramos un texto de Chris Ryall explicando como fueron las diferentes colaboraciones y cerramos el volumen disfrutando de las portadas alternativas a la edición.


He leído varios libros de Hill, Stephen King y Matheson, pero nunca Duelo y como no, ahora me muero de ganas de hacerlo. Disfruté la película en su día, sintiendo miedo y tensión ante la persecución e imaginando que haría yo en una situación parecida, por lo que... una vez vista la película, la adaptación al cómic e incluso leído otra adaptación basada en el relato... ¿por qué no estoy corriendo a buscarlo? ¡Venga vamos!

VALORACIÓN:






6 comentarios:

  1. Creemos que ninguna de las dos ha leído en comic en estos ultimos años auqne nuestro padre si. La sinopsis de estos que nombras parecen interesnate aunq se aleja de nuestro estilo a lo que estamos acostumbradas a leer! :)

    ResponderEliminar
  2. Ostras! la de veces que me habré visto la película de el diablo sobre ruedas...mi chico es muy fan de los comics y muy fan de la serie de hijos de la anarquía, le recomendaré que le eche un ojo a tu recomendación!

    ResponderEliminar
  3. Hola!

    La verdad es que no soy nada fan de este tipo de lecturas, siempre tiro al suspense o novela romántica. Me han gustado especialmente las ilustraciones del primer relato, se ven muy conseguidas y realistas.

    Me alegro que hayas disfrutado de tus lecturas! Besos

    ResponderEliminar
  4. No soy fanática de este tipo de lecturas y aunque no la conocía, tu reseña me ha servido de gran ayuda porque tengo una persona cercana a la que le encantan este género por lo tanto me has dado idea para un próximo regalito. Gracias por la excelente reseña.

    ResponderEliminar
  5. No me llama mucho la atencion este tipo de lectura, pero me ha gustado la manera de como has enfocado la opinion con las imagenes, pero esta la dejo pasar y me espero a la siguiente. Gracias!

    ResponderEliminar
  6. Stephen King es uno de mis escritores de terror favoritos pero sinceramente este libro no me ha llamado demasiado la atención, no sé si precisamente por las imágenes, por el tema de los moteros o qué pero no creo que lo lea o al menos no en un futuro próximo. Muaksss

    ResponderEliminar