jueves, 18 de enero de 2018

Reseña: El papel pintado de amarillo - G. P. Gilman

EL PAPEL PINTADO AMARILLO: CHARLOTTE PERKINS GILMAN




SINOPSIS

Relato autobiográfico de alrededor de 30 páginas donde la autora crítica duramente el método que le fue prescrito para superar una depresión postparto que sufría. No solo no mostró mejoría sino que vislumbró incluso el "otro lado".




miércoles, 17 de enero de 2018

Fragmentos literarios: El guardián entre el centeno

Después de dejaros ayer la reseña de este libro, me faltaba esta entrada con los fragmentos que más me han llamado la atención. Hay varios...




#1

"Si de verdad les interesa lo que voy a contarles, lo primero que querrán saber es dónde nací, cómo fue todo ese rollo de mi infancia, qué hacían mis padres antes de tenerme a mí, y demás puñetas estilo David Copperfield, pero no tengo ganas de contarles nada de eso. Primero porque es una lata, y, segundo, porque a mis padres les daría un ataque si yo me pusiera aquí a hablarles de su vida privada."

#2

"Pencey era una cueva de ladrones. La mayoría de los chicos eran de familias de mucho dinero, pero aun así era una auténtica cueva de ladrones. Cuanto más caro el colegio más te roban, palabra."

"-La vida es una partida, muchado. La vida es una partida y hay que vivirla de acuerdo con las reglas del juego.
-Sí, señor. Ya lo sé. Ya lo sé.
De partida un cuerno. Menuda partida. Si te toca del lado de los que cortan el bacalao, desde luego que es una partida, eso lo reconozco. Pero si te toca del otro lado, no veo dónde está la partida. En ninguna parte. Lo que es de partida, nada."

#3

"Soy el mentiroso más fantástico que puedan imaginarse. Es terrible. Si voy de camino del quiosco a comprar una revista y alguien me pregunta que adónde voy, soy capaz de decirle que voy a la ópera. Es una cosa seria. Así que eso que le dije a Spencer de que tenía que ir a recoger mi equipo era pura mentira. Ni siquiera lo dejo en el gimnasio."

#4

"Me di un baño como de una hora´, y luego volví a la cama. Me costó mucho dormirme porque ni siquiera estaba cansado, pero al fin lo conseguí. Lo único que de verdad tenía ganas de hacer era suicidarme. Me hubiera gustado tirarme por la ventana, y creo que lo habría hecho de haber estado seguro de que iban a cubrir mi cadáver enseguida. Me habría reventado que un montón de imbéciles se pararan allí a mirarme mientras yo estaba hecho un Cristo."

#5

"Era aún muy pronto cuando llegué, así que decidí sentarme debajo del reloj en uno de aquellos sillones de cuero que había en el vestíbulo. En muchos colegios estaban ya de vacaciones y había como un millón de chicas esperando a su pareja: chicas con las piernas cruzadas, chicas con piernas preciosas, chicas con piernas horrorosas, chicas que parecían estupendas, y chicas que debían ser unas brujas si de verdad se las llegaba a conocer bien. Era un bonito panorama, pero no sé si me entenderán lo que quiero decir. Aunque por otra parte era también bastante deprimente porque uno no podía dejar de preguntarse qué sería de todas ellas. Me refiero a cuando salieran del colegio y la universidad. La mayoría se casarían con cretinos, tipos de esos que se pasan el día hablando de cuántos kilómetros pueden sacarle a un litro de gasolina, tipos que se enfadan como niños cuando pierden al golf o a algún juego tan estúpido como el ping-pong, tipos mala gente de verdad, tipos que en su vida han leído un libro, tipos aburridos..."

#6

"-Creí que era, Si un cuerpo coge a otro cuerpo -le dije-, pero, verás. Muchas veces me imagino que hay un montón de niños jugando en un campo de centeno. Miles de niños. Y están solos, quiero decir que no hay nadie mayor vigilándolos. Sólo yo. Estoy al borde de un precipicio y mi trabajo consiste en evitar que los niños caigan en él. En cuanto empiezan a correr sin mirar adónde van, yo salgo de donde esté y los cojo. Eso es lo que me gustaría hacer todo el tiempo. Vigilarlos. Yo sería el guardián entre el centeno. Te parecerá una tontería, pero es lo único que de verdad me gustaría hacer. Sé que es una locura."


¿Qué os parecen? Si os han interesado y pensáis que os podría gustar el libro, os dejo aquí mi reseña, ya me contaréis que pensáis de El guardián entre el centeno.

martes, 16 de enero de 2018

Reseña: El guardián entre el centeno - J. D. Salinger




EL GUARDIÁN ENTRE EL CENTENO: J. D. SALINGER




SINOPSIS

Las peripecias del adolescente Holden Cauldfiel en una Nueva York que se recupera de la guerra influyeron en sucesivas generaciones de todo el mundo. En su confesión sincera y sin tapujos, muy lejos de la visión almibarada de la adolescencia que imperó hasta entonces. Holden nos desvela la realidad de un muchacho enfrentado al fracaso escolar, a las rígidas normas de una familia tradicional y a la experiencia de la sexualidad más allá del deseo.



lunes, 15 de enero de 2018

#Quotes2

En la entrada de hoy, lunes, os quiero compartir una imagen que me gustó mucho y que refleja ese amor por los libros que sentimos los lectores. Bueno quizá que yo lleve gafas ayuda a que me guste más la imagen :)





¿Qué os parece? 

viernes, 12 de enero de 2018

Cosas de Viernes


CLUB DE LECTURA

# EL TREN POLAR


Llevamos ya leído: Tokio Blues de Haruki Murakami y La pareja de al lado de Shari Lapena.
Actualmente estamos con El guardián entre el centeno de J. D. Salinger, la verdad es que tenía ganas de releerlo y de ver que sensaciones me causa ahora.



# LITERATURA Y GIRONA

Me costó muchísimo pero terminé al fin El pacifista que pretenia volar una discoteca y recogí el siguiente: Entre dos silencis de Aurora Bertrana.



# LITERATURA Y CINE

Aunque no lo he empezado, tengo que tener leído para el día 20 el libro Jaime Gil de Biedma de Miguel Dalmau.


Ya os contaré que tal, aunque me temo que sea algo aburrido, no soy demasiado de biografías y me da miedo ponerme con él.


RETOS


# 100 LECTURAS

Pues no he empezado mal, estamos a día 12 y llevo ya dos libros...

# DE LA A a LA Z

Números
A
B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
O
P
Q
R
S
T - Tokio Blues: Haruki Murakami
U
W
X
Y
Z

Hasta aquí la entrada de hoy, ahora... a disfrutar de la proximidad del fin de semana :)

Y vosotr@s, ¿qué estáis leyendo?



jueves, 11 de enero de 2018

Reseñas: Donde viven los monstruos - El mago diabólico - La venganza de los gnomos de jardín

Empiezo hoy esta nueva sección de reseñas breves, de esta manera no me quedarán tantos libros por comentar... 
Los que he elegido hoy son tres libros que leí para el club de La Mansión Encantada, donde como ya sabéis leímos muchísimos relatos (si queréis saber cuales, podéis entrar aquí) y los tres son de género infantil y/o juvenil. 


DONDE VIVEN LOS MONSTRUOS: MAURICE SENDAK





Max es un niño rebelde que tiene una fantasía: ser un monstruo.
Una noche está castigado en su habitación cuando de golpe ésta se convierte en una selva, después encontrará un bote con el que navegará hasta llegar al lugar donde viven los monstruos.


Donde viven los monstruos es una clásico de la literatura infantil, aunque cuando se publicó en 1963 fue bastante polémico. 
Hasta ese momento todos los libros escritos e ilustrados para niños intentaban que trasmitieran felicidad, todo lo bueno y en cambio aquí, los monstruos no son seres amables, quieren dar miedo y creo que que a pesar de su argumento sencillo, resulta bastante inquietante.
Es un libro que nos presenta a un niño rebelde, problemático y a través de sus 48 páginas asistimos a las diferentes fases de las rabietas: enfado, reafirmación en ese lo sucedido, reflexión y finalmente, vuelta a la normalidad.
Por ello, puede ser un libro muy válido para aquellos padres que quieran tratar estos temas con sus hijos, creo que puede leerse a partir de los 4-5 años e incluso los adultos lo disfrutarán.
Es un libro que no conocía, ni libro ni autor para ser sincera y me resultó agradable descubrirlo, las ilustraciones son una pasada y a pesar de ser para niños, lo recomiendo totalmente y no tardaréis en leerlo más de 10 minutos ya que combina texto e ilustraciones. 
La verdad es que es de esos que me sabe hasta mal no haber leído de peque, seguro que me hubiera llamado mucho la atención.
Hay una adaptación cinematográfica de 2009, dirigida por Spike Jonze, que seguro puede resultar muy interesante.

EL MAGO DIABÓLICO: R. L. STINE





Tim Swanson adora los trucos de magia y quiere convertirse en un gran mago como su ídolo Amanz-o. Un día se escapa con su hermana para ver una función del gran mago y descubren que éste tiene un carácter de lo más desagradable, por ello, cuando se presenta la oportunidad, le roba su maleta de los trucos.



LA VENGANZA DE LOS GNOMOS DE JARDÍN: R. L. STINE





El padre de Joe Burton adora su jardín y le encantan los adornos. Un buen día, se trae a casa dos gnomos que pronto colocará.
Al día siguiente descubren que alguien ha destrozado una parte del jardín del vecino y con el tiempo siguen ocurriendo maldades, tanto al vecino como a ellos mismos.
Joe sospechará pronto de los gnomos pero nadie le cree y acaba recibiendo las culpas de todo.



Debido a que casi puedo decir lo mismo de los dos, he pensando que mejor os lo resumo y así no voy repitiendo las mismas frases.
Los libros de Stine están dentro de la categoría infantil y juvenil, pero después de leer estos dos los pondría más en la primera que en la segunda.
Son libros que se leen muy rápido, diría que en un par de horitas los tenemos cerrados y ya estamos buscando otro, a poder ser algo más maduro y más adulto.
Tienen un argumento simple, un lenguaje muy fácil y realmente son bastante previsibles a pesar de los giros que nos encontramos a mitad y final de la historia, no digo que no nos sorprendan pero si pensamos un poco en como se desarrollará enseguida veremos que tiene que tirar por ahí.
Combinan muy bien diálogos y descripciones, priorizando lo primero y aumentando así el ritmo ya de por si rápido.

No sé hasta que punto los recomendaría, son libros ideales para esos niños que están empezando a leer o que no encuentran historias que les enganchen, ahí pueden ser ideales, pero si ese mismo niño busca algo más quizá los encuentre algo simples y después de ver que en varios se repite el mismo esquema, los acabará descartando.

Hasta aquí los tres libros que os quería comentar hoy, la verdad es que el género infantil y/o juvenil no acostumbro a tocarlo pero de vez en cuando no está mal adentrarse en él, ver lo que se ha escrito y lo que puede aportar a los jóvenes.

¿Habéis leído alguno? ¿Os sonaban?

miércoles, 10 de enero de 2018

Fragmentos literarios: La vegetariana - Han Kang






Primera entrada del año, hoy os quiero dejar los fragmentos que más me han gustado de la novela La vegetariana de Han Kang. Es un libro con un inicio que engancha enseguida y con unos textos que te hacen leerlos una y otra vez, de éste leeréis la reseña seguro:

#1

"Si me casé con ella fue porque, así como no parecía tener ningún atractivo especial, tampoco parecía tener ningún defecto en particular. Su manera de ser, sobria y sin ninguna traza de frescura, ingenio o elegancia, me hacía sentir a mis anchas. No hacía falta que me mostrara culto para atraer su atención ni tenía que andarme con prisas para llegar a tiempo a nuestras citas. Tampoco había razón para que me sintiera menos cuando me comparaba con los modelos que aparecían en los catálogos de moda masculina. Ni mi barriga, que había comenzado a abultar a partir de los veintitantos ni mis delgados brazos y piernas, que no ganaban músculo a pesar de los esfuerzos que hacía -ni siquiera mi pequeño pene, que era la causa de un secreto complejo de inferioridad-, me preocupaban lo más mínimo cuando estaba con ella."

#2

" - Mira el aspecto que tienes. Si no comes carne, te devorará el resto del mundo."


¿Qué os parecen? ¿Os llama la atención el libro o lo habéis leído?





martes, 9 de enero de 2018

Reseña: Tokio Blues



SINOPSIS

Toru Watanabe escucha de forma casual, en un aeropuerto, la canción Norwegian Wood de los Beatles y eso hará que sus recuerdos retrocedan a su juventud. 

El protagonista recordará su adolescencia y su posterior entrada en la Universidad. 

Toru nos contará lo que vivió con Zizuki y Naoko, dos amigos que marcaron su vida. También nos hablará de Midori, una joven que conoce años después.



lunes, 8 de enero de 2018

#Quotes1


Hola hola,

empezamos de nuevo con el contenido habitual del blog y ya sabéis... los lunes, citas literarias o cualquier frase que me guste y/o llame mi atención relacionada con los libros.

Hoy una en español que me hizo gracia:


Creo que a la mayoría de lectores nos han hecho esta pregunta, que manía tendrá la gente con eso de pensar que leer cansa... y no, más bien todo lo contrario, leer no solo no cansa sino que nos ayuda a desconectar cuando estamos cansados del trabajo, la familia, los amigos, de todo...

¿Os lo han preguntado alguna vez?

viernes, 5 de enero de 2018

Cosas de Viernes




Primera entrada del año, quería empezar realmente la semana que viene, pero como luego se me acumulan cosas pues... he pensado que mejor sería empezar ahora que no luego tener que hacer entradas demasiado largas.

Así pues, voy con los clubs :)

# Tren Polar



Empezamos el pasado 21 de diciembre, aquí el grupo lo formamos 6 personas, pero de momento una ya no ha aparecido o sea que imagino que acabaremos siendo solo 5.

El tren lo forman diferentes cabinas y cada cabina es un país, podemos recorrer las que queramos aunque mínimo son tres y debemos buscar un autor que haya nacido en ese país y de él, el libro que queramos.


Empezamos por la Cabina 7: Japón y ahí elegimos a Haruki Murakami y su Tokio Blues


Y una vez terminado, pasamos a la Cabina 1: Canadá con La pareja de al lado de Shari Lapena.



# Literatura y Girona

Sigo con el mismo libro que el año pasado: El pacifista que pretenia volar una discoteca de Joan Gasull.



# Literatura y Cine

En este club, los viernes vemos una película y los sábados debatimos sobre el libro. Y aquí leemos Jaime Gil de Biedma de Miguel Dalmau.




¿Qué os parecen? ¿Habéis leído alguno de estos libros o alguno os ha llamado la atención?


jueves, 4 de enero de 2018

Regalos para bookaddicts

Esta entrada es un poco una recopilación de ideas para regalar a aquellas personas que adoran leer y a quienes no queráis regalar un libro o no solo un libro... Eso sí, únicamente he elegido aquellos gifts que yo tendría...

# Mochilas

Me encantan las mochilas, ya sabéis que hace un par de años se pusieron de moda y aún no ha pasado.



# Iluminación

 




# Fundas para móvil

 


# Otros: Grajeas de todos los sabores: de nuevo con Harry Potter y encontramos 34 gramos de calramelos, que pueden ser de plátano, pimienta, moras, mocos, caramelo, cereza, canela, barro, gusanos, cera de oído, hierba, manzana verde, marshmallow, huevos podridos, salsichas, limón, jabón, tuti-frutti, vómito o sandía. 



¿Alguna cosa que os apetezca regalar o que os regalen? Pensad que los Reyes están a la vuelta de la esquina :)


miércoles, 3 de enero de 2018

¿Fue un sueño?

Hoy os quiero dejar el texto completo del relato ¿Fue un sueño? de Guy de Maupassant, es bastante breve y me gustó mucho porque al inicio parece una cosa y luego realmente es otra. Espero que os guste:

¡La había amado locamente!
¿Por qué se ama? ¿Por qué se ama? Cuán extraño es ver un solo ser en el mundo, tener un solo pensamiento en el cerebro, un solo deseo en el corazón y un solo nombre en los labios... un nombre que asciende continuamente, como el agua de un manantial, desde las profundidades del alma hasta los labios, un nombre que se repite una y otra vez, que se susurra incesantemente, en todas partes, como una plegaria.


Voy a contaros nuestra historia, ya que el amor sólo tiene una, que es siempre la misma. La conocí y viví de su ternura, de sus caricias, de sus palabras, en sus brazos tan absolutamente envuelto, atado y absorbido por todo lo que procedía de ella, que no me importaba ya si era de día o de noche, ni si estaba muerto o vivo, en este nuestro antiguo mundo.


Y luego ella murió. ¿Cómo? No lo sé; hace tiempo que no sé nada. Pero una noche llegó a casa muy mojada, porque estaba lloviendo intensamente, y al día siguiente tosía, y tosió durante una semana, y tuvo que guardar cama. No recuerdo ahora lo que ocurrió, pero los médicos llegaron, escribieron y se marcharon. Se compraron medicinas, y algunas mujeres se las hicieron beber. Sus manos estaban muy calientes, sus sienes ardían y sus ojos estaban brillantes y tristes. Cuando yo le hablaba me contestaba, pero no recuerdo lo que decíamos. ¡Lo he olvidado todo, todo, todo! Ella murió, y recuerdo perfectamente su leve, débil suspiro. La enfermera dijo: "¡Ah!" ¡y yo comprendí!¡Y yo comprendí! 


Me consultaron acerca del entierro pero no recuerdo nada de lo que dijeron, aunque sí recuerdo el ataúd y el sonido del martillo cuando clavaban la tapa, encerrándola a ella dentro. ¡Oh! ¡Dios mío!¡Dios mío!


¡Ella estaba enterrada! ¡Enterrada! ¡Ella! ¡En aquel agujero! Vinieron algunas personas... mujeres amigas. Me marché de allí corriendo. Corrí y luego anduve a través de las calles, regresé a casa y al día siguiente emprendí un viaje.
Ayer regresé a París, y cuando vi de nuevo mi habitación - nuestra habitación, nuestra cama, nuestros muebles, todo lo que queda de la vida de un ser humano después de su muerte -, me invadió tal oleada de nostalgia y de pesar, que sentí deseos de abrir la ventana y de arrojarme a la calle. No podía permanecer ya entre aquellas cosas, entre aquellas paredes que la habían encerrado y la habían cobijado, que conservaban un millar de átomos de ella, de su piel y de su aliento, en sus imperceptibles grietas. Cogí mi sombrero para marcharme, y antes de llegar a la puerta pasé junto al gran espejo del vestíbulo, el espejo que ella había colocado allí para poder contemplarse todos los días de la cabeza a los pies, en el momento de salir, para ver si lo que llevaba le caía bien, y era lindo, desde sus pequeños zapatos hasta su sombrero.
Me detuve delante de aquel espejo en el cual se había contemplado ella tantas veces... tantas veces, tantas veces, que el espejo tendría que haber conservado su imagen. Estaba allí de pie, temblando, con los ojos clavados en el cristal - en aquel liso, enorme, vacío cristal - que la había contenido por entero y la había poseído tanto como yo, tanto como mis apasionadas miradas. Sentí como si amara a aquel cristal. Lo toqué; estaba frío. ¡Oh, el recuerdo! ¡Triste espejo, ardiente espejo, horrible espejo, que haces sufrir tales tormentos a los hombres! ¡Dichoso el hombre cuyo corazón olvida todo lo que ha contenido, todo lo que ha pasado delante de él, todo lo que se ha mirado a sí mismo en él o ha sido reflejado en su afecto, en su amor! ¡Cuánto sufro!


Me marché sin saberlo, sin desearlo, hacia el cementerio. Encontré su sencilla tumba, una cruz de mármol blanco, con esta breve inscripción:


"Amó, fue amada, y murió."


¡Ella está ahí debajo, descompuesta! ¡Qué horrible! Sollocé con la frente apoyada en el suelo, y permanecí allí mucho tiempo, mucho tiempo. Luego vi que estaba oscureciendo, y un extraño y loco deseo, el deseo de un amante desesperado, me invadió. Deseé pasar la noche, la última noche, llorando sobre su tumba. Pero podían verme y echarme del cementerio. ¿Qué hacer? Buscando una solución, me puse en pie y empecé a vagabundear por aquella ciudad de la muerte. Anduve y anduve. Qué pequeña es esta ciudad comparada con la otra, la ciudad en la cual vivimos. Y, sin embargo, no son muchos más numerosos los muertos que los vivos. Nosotros necesitamos grandes casas, anchas calles y mucho espacio para las cuatro generaciones que ven la luz del día al mismo tiempo, beber agua del manantial y vino de las vides, y comer pan de las llanuras.


¡Y para todas estas generaciones de los muertos, para todos los muertos que nos han precedido, aquí no hay apenas nada, apenas nada! La tierra se los lleva, y el olvido los borra. ¡Adiós!


Al final del cementerio, me di cuenta repentinamente de que estaba en la parte más antigua, donde los que murieron hace tiempo están mezclados con la tierra, donde las propias cruces están podridas, donde posiblemente enterrarán a los que lleguen mañana. Está llena de rosales que nadie cuida, de altos y oscuros cipreses; un triste y hermoso jardín alimentado con carne humana.


Yo estaba solo, completamente solo. De modo que me acurruqué debajo de un árbol y me escondí entre las frondosas y sombrías ramas. Esperé, agarrándome al tronco como un náufrago se agarra a una tabla.


Cuando la luz diurna desapareció del todo, abandoné el refugio y eché a andar suavemente, lentamente, silenciosamente, hacia aquel terreno lleno de muertos. Anduve de un lado para otro, pero no conseguí encontrar de nuevo la tumba de mi amada. Avancé con los brazos extendidos, chocando contra las tumbas con mis manos, mis pies, mis rodillas, mi pecho, incluso con mi cabeza, sin conseguir encontrarla. Anduve a tientas como un ciego buscando su camino. Toqué las lápidas, las cruces, las verjas de hierro, las coronas de metal y las coronas de flores marchitas. Leí los nombres con mis dedos pasándolos por encima de las letras. ¡Qué noche! ¡Qué noche! ¡Y no pude encontrarla!


No había luna. ¡Qué noche! Estaba asustado, terriblemente asustado, en aquellos angostos senderos entre dos hileras de tumbas. ¡Tumbas! ¡Tumbas! ¡Tumbas! ¡Sólo Tumbas! A mi derecha, a la izquierda, delante de mí, a mi alrededor, en todas partes había tumbas. Me senté en una de ellas, ya que no podía seguir andando. Mis rodillas empezaron a doblarse. ¡Pude oír los latidos de mi corazón! Y oí algo más. ¿Qué? Un ruido confuso, indefinible. ¿Estaba el ruido en mi cabeza, en la impenetrable noche, o debajo de la misteriosa tierra, la tierra sembrada de cadáveres humanos? Miré a mi alrededor, pero no puedo decir cuánto tiempo permanecí allí. Estaba paralizado de terror, helado de espanto, dispuesto a morir.


Súbitamente, tuve la impresión de que la losa de mármol sobre la cual estaba sentado se estaba moviendo. Se estaba moviendo, desde luego, como si alguien tratara de levantarla. Di un salto que me llevó hasta una tumba vecina, y vi, sí, vi claramente como se levantaba la losa sobre la cual estaba sentado. Luego apareció el muerto, un esqueleto desnudo, empujando la losa desde abajo con su encorvada espalda. Lo vi claramente, a pesar de que la noche estaba oscura. En la cruz pude leer:


"Aquí yace Jacques Olivant, que murió a la edad de cincuenta y un años. Amó a su familia, fue bueno y honrado y murió en la gracia de Dios."



El muerto leyó también lo que había escrito en la lápida. Luego cogió una piedra del sendero, una piedra pequeña y puntiaguda, y empezó a rascar las letras con sumo cuidado. Las borró lentamente, y con las cuencas de sus ojos contempló el lugar donde habían estado grabadas. A continuación con la punta del hueso de lo que había sido su dedo índice, escribió en letras luminosas, como las líneas que los chiquillos trazan en las paredes con una piedra de fósforo:

"Aquí yace Jacques Olivant, que murió a la edad de cincuenta y un años. Mató a su padre a disgustos, porque deseaba heredar su fortuna; torturó a su esposa, atormentó a sus hijos, engañó a sus vecinos, robó todo lo que pudo, y murió en pecado mortal."


Cuando hubo terminado de escribir, el muerto se quedó inmóvil, contemplando su obra. Al mirar a mi alrededor vi que todas las tumbas estaban abiertas, que todos los muertos habían salido de ellas y que todos habían borrado las líneas que sus parientes habían grabado en las lápidas, sustituyéndolas por la verdad. Y vi que todos habían sido atormentadores de sus vecinos, maliciosos, deshonestos, hipócritas, embusteros, ruines, calumniadores, envidiosos; que habían robado, engañado, y habían cometido los peores delitos; aquellos buenos padres, aquellas fieles esposas, aquellos hijos devotos, aquellas hijas castas, aquellos honrados comerciantes, aquellos hombres y mujeres que fueron llamados irreprochables. Todos ellos estaban escribiendo al mismo tiempo la verdad, la terrible y sagrada verdad, la cual todo el mundo ignoraba, o fingía ignorar, mientras estaban vivos.


Pensé que también ella había escrito algo en su tumba. Y ahora, corriendo sin miedo entre los ataúdes medio abiertos, entre los cadáveres y esqueletos, fui hacia ella, convencido que la encontraría inmediatamente. La reconocí al instante sin ver su rostro, el cual estaba cubierto por un velo negro; y en la cruz de mármol donde poco antes había leído:


Amó, fue amada, y murió.


ahora leí:


"Habiendo salido un día de lluvia para engañar a su amante, pilló una pulmonía y murió."


Parece que me encontraron al romper el día, tendido sobre la tumba, sin conocimiento.


¿Qué os parece? ¿A que tiene su punto de humor negro?



martes, 2 de enero de 2018

Haikus de Año Nuevo

Esta semana no habrá reseñas, estoy en modo relax y aunque leer leo, no os dejaré mis comentarios estos días, empezaré con todo el lunes.

Hoy dejaré con algunos haikus que me han gustado y tratan sobre estos días de año nuevo:

Día de Año Nuevo,
tanto esperar ¿Y qué?
un día más.


Amanecer
de Año Nuevo. ¡Qué
lejos, ya, queda ayer!


Año nuevo;
Las luces de colores
sobre el abeto.


Cada año nuevo
estrena un cuaderno
para tus sueños.



¿Qué os han parecido? Es la primera vez que os enseño haikus en el blog pero me gusta leerlos, me parece muy complicado encerrar tanta poesía en algo tan breve, de ahí que con muchos me quede embelesada.







lunes, 1 de enero de 2018

¡Feliz Año!

Entrada rápida la de hoy, simplemente para desearos un ¡Feliz año!






Espero que este año nuevo que entra nos depare muchísimas lecturas nuevas, descubrir nuevos escritores y seguir emocionándome con las lecturas que vaya sumando.